Teseo fue, según la leyenda griega, un mítico rey de Atenas hijo de Etra y Egeo o, atendiendo a otras fuentes, del mismísimo dios del mar: Poseidón. Uno de los episodios más conocidos de su biografía, es la liberación de Atenas del adeudo que tenía con los cretenses: cada año, los atenienses debían pagar un tributo al rey Minos de Creta, que consistía en el envío para su sacrificio de siete doncellas y siete jóvenes que serían devorados por el Minotauro. Teseo se ofreció a su padre para formar parte del tercer envío y así poder enfrentarse al monstruo.

El barco, con el que navegó y volvió victorioso, fue conservado por los atenienses durante siglos, cambiando la madera gastada por otra nueva cada vez que la nave lo necesitaba. Así fue como este barco se convirtió en el símbolo de la identidad continua o cambiante y dio pie a innumerables interrogantes filosóficos, como por ejemplo: ¿estaríamos ante el mismo barco si se hubieran sustituido, poco a poco, cada una de sus piezas? Y, si las partes reemplazadas se almacenaran y luego se usasen para construir otro barco, ¿cuál de ellos, si lo es alguno, sería el barco original de Teseo?

Esta antigua leyenda, estímulo de sorprendentes cuestionamientos sobre la naturaleza de los objetos, es el punto de arranque para reflexionar sobre un tema mucho más complejo: la identidad personal en el sujeto contemporáneo.

El proyecto es una especulación caleidoscópica sobre la construcción fragmentaria del individuo a través de diferentes vías y elementos que intervienen y condicionan este proceso: el recuerdo, la proyección, el objeto y sobretodo la imagen, tanto preexistente como construida, poniendo especial énfasis en la digital. El discurso se articula en torno a tres problemáticas interrelacionadas entre sí y vinculadas a la paradoja de Teseo: la primera, Piezas de un mismo barco, alude directamente a las capas por las que está compuesto el sujeto y su densidad semiótica; la segunda, El barco original, hace referencia a la tendencia del ser humano a generar una imagen subsidiaria de sí mismo para encajar dentro de los modelos establecidos por la sociedad; y finalmente, Construyendo un nuevo barco, es una reflexión sobre la necesidad actual de reinventar y actualizar nuestra identidad constantemente.

PIEZAS DE UN MISMO BARCO

Los artistas de este apartado reflexionan sobre la condición múltiple del ser humano, el cual reúne cualidades y atributos dispares en un mismo cuerpo; es un cúmulo de experiencias y recuerdos fusionados en una entidad, se entiende como una suma de memoria, actualidad y proyección.

Los retazos que conforman al sujeto podrían corresponderse con las piezas del barco de Teseo, cada una de ellas ayuda a definirlo, pero es imposible verlas todas al mismo tiempo. Algunas fueron dispuestas en primera instancia, asentando la base de lo que sería la embarcación posterior y, aunque después hayan sido encubiertas para continuar con el crecimiento, siguen constituyendo el núcleo esencial de su estructura.

EL BARCO ORIGINAL

Los supuestos modelos sobre cómo tenemos que actuar en una sociedad, condicionan demasiado nuestros comportamientos y la balanza con la cual juzgamos a los demás. Todo parece estar mecanizado, subordinado a unos estándares dictaminadores de las conductas adecuadas. Los individuos, para adaptarse a estas convenciones sociales, disfrazan sus aptitudes, se amoldan a tipologías e incluso modifican radicalmente su forma de ser. Surge así la duplicidad persona-personaje, poniendo bajo sospecha cual es el modo de ser original.

CONSTRUYENDO UN NUEVO BARCO

En la actualidad, adoptar la identidad deseada es mucho más fácil gracias a Internet, las redes sociales y las herramientas de manipulación a nuestro alcance. Los procedimientos disponibles para comunicarnos con los demás han favorecido la expansión y el engrandecimiento de un yo múltiple, que se retransmite inmediatamente y con una apariencia hecha a medida. Más que nunca tenemos la posibilidad de crear el personaje que ansiamos ser y promocionarlo más allá de nuestras fronteras físicas. En las obras de los artistas que se presentan a continuación cobran especial relevancia las ideas de mezcla y reelaboración en la identidad contemporánea, construida a través de todo tipo de retales: anotaciones, fotografías, pinturas, tweets…

El doble, anteriormente generado casi de una manera inconsciente por el individuo, adquiere en nuestros días un poder proactivo y necesita actualizarse continuamente. Nuestras identidades son mucho más dinámicas, exhibicionistas y en definitiva, espectaculares: podemos ser sin estar, simular sin ser, vivir sin experimentar. Ahora, la importancia de mostrarse y ser un escaparate bien equipado de cara al exterior es fundamental, algo que ha desfavorecido el cultivo de un mundo íntimo y personal, así como la preservación de ideales duraderos.

DESCARGA EL CATÁLOGO COMPLETO AQUÍ El_barco_de_teseo.cat def

¡EL BARCO DE TESEO EN LAS NOTICIAS!

Deja un comentario